Los 539 despidos forzosos de Bankia

El mayor ERE conocido hasta la fecha en el sector bancario español todavía sigue pasando factura

Hoy día es complicado que la ciudadanía no esté al corriente de lo sucedido en Bankia desde su creación a finales del año 2010. De ello se han encargado los medios de comunicación de todo el país. También plataformas ciudadanas como @15MpaRato o Unificando Las Luchas denunciando en las redes sociales aspectos no reflejados en los llamados “mass media”, gracias a ello estamos leyendo este artículo.

Desde Revolución Permanente, queremos dar voz a los 539 despidos forzosos de Bankia y como sus trabajadores y trabajadoras se han considerado estafados por sus sindicatos, firmando el mayor ERE hasta la fecha ocurrido en el sector bancario (CCOO, UGT, ACCAM, SATE y CSICA). Únicamente CGT se ha negado a firmar dicho acuerdo, presentando una demanda en el Tribunal supremo y actualmente en el Constitucional a espera de resolución.

El acuerdo para realizar el ERE se firma el 8 de febrero de 2013. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, informa a sus empleados de la situación mediante correo interno al que pudimos tener acceso. En la siguiente imagen mostramos un extracto de la misma, explicando las condiciones sobre dicho acuerdo.

extracto-carta-goirigolzarri

El Expediente de Regulación de Empleo se hace necesario como requisito para llevar a cabo el Plan de Recapitalización 2012-2017de Bankia (inyección de 20.000 millones de euros procedentes de la UE) para sanear las cuentas debido a las pérdidas económicas de dicha entidad después de haber fracasado otras medidas adoptadas ya conocidas como la fusión de las Cajas de Ahorros (previo a Bankia), la posterior creación de un banco malo para gestionar activos inmobiliarios tóxicos llamado SAREB, finalmente adquirido por el Estado. Haciéndose éste poseedor del 45% de Bankia, etc.

Dicho ERE se hace imparable debido a la aprobación por parte de un 97,86% del comité de empresa y patronal, dejando definitivamente el número máximo de afectados por despido en 4.500 trabajadores y trabajadoras, de los cuales 539 finalmente han sido innecesariamente forzosos.

Desde el inicio de la negociación, nos comentan que Bankia se mostró inflexible e intransigente a sus posiciones de partida, aportando medidas mucho más duras que las propuestas iniciales presentadas ante Bruselas y el FROB. A raíz de esto, los sindicatos convocaron asambleas, informaron a los trabajadores y trabajadoras sobre llevar a cabo movilizaciones para presionar a la empresa y conseguir que ésta flexibilizase sus posturas. Fueron asambleas con gran participación, los representantes sindicales se ganaron la confianza de los trabajadores y trabajadoras, exponiendo que, aunque la negociación se presentaba difícil, ellos tenían un gran abanico de propuestas para tratar de acercar posturas con la dirección y llegar a un buen acuerdo.

Durante tres semanas se convocaron concentraciones todos los lunes por la tarde ante delegaciones del Banco de España en las principales ciudades españolas. Posteriormente se convocaron en toda la red de sucursales y departamentos centrales dos paros parciales de una hora de duración, con seguimiento masivo por una gran mayoría de trabajadores y trabajadoras, algo inédito hasta entonces en un sector tan poco dado a las reivindicaciones como el bancario. Como colofón a las movilizaciones, estaba prevista una jornada de huelga con cierre total de las oficinas y departamentos, desconvocada el día anterior a su celebración ante la sorpresa de todos los trabajadores y trabajadoras, el argumento fue que ambas partes negociadoras habían llegado a un principio de acuerdo.

Este acuerdo ofrecía dos modalidades para salir de la empresa, mediante solicitud de baja voluntaria a petición del empleado o empleada, o bien designado directamente por la empresa. Ambas con indemnizaciones de cuantía muy diferente, siendo las bajas voluntarias mejor retribuidas que los despidos forzosos (por encima del 50%).

También establecía que la última decisión sobre la extinción correspondería en cualquier caso a la empresa, reservándose ésta la facultad para aceptar o denegar las solicitudes de baja voluntaria, eso sí, siempre en casos debidamente justificados.

Una vez comenzado el proceso, los sindicatos firmantes comienzan a manifestar desacuerdo en comunicados a la plantilla sobre continuos incumplimientos del acuerdo por parte de Bankia, incluso amenazando con tomar las acciones legales oportunas si la empresa no rectificaba, quedando finalmente en meras declaraciones de intenciones.

Existen hechos relevantes que ponen en entredicho la legitimidad de los sindicatos para la firma del acuerdo, pues al menos, hasta 11 sindicalistas tenían en su poder tarjetas Black, uno de ellos protagonista directo de la firma. En el buzón de Xnet (publicado el 08 Sep. 2015) se puede contrastar esta información.

Otro hecho, recogido en el Art.13 de la Ley Orgánica de libertad sindical, fue que la empresa aportó una serie de prebendas para los sindicatos, solamente en el caso de firmar el acuerdo. Documentos firmados durante el mandato de ambos presidentes de Bankia, según nos hicieron saber nuestras fuentes.

Dichas prebendas abarcan, desde el pago de 650.000 euros de la entidad repartido entre las centrales sindicales adheridas a la firma, hasta el compromiso de las mismas a no realizar elecciones sindicales hasta el año 2018 entre otras, como figura en los documentos.

Presentamos algunos incumplimientos del acuerdo recogidos entre diferente información prestada por los actores de estas demandas particulares.

  • No se respetó la voluntariedad como estaba firmado en el acuerdo, ésta era la principal medida adoptada en la negociación con el fin de reducir despidos forzosos y que se pudiese obtener a cambio un tratamiento más beneficioso económicamente para el trabajador que solicitase la baja voluntaria. Según datos aportados por Bankia se han denegado en torno a 1200 peticiones de baja voluntaria y se han despedido, en cambio, a 539 trabajadores y trabajadoras que querían continuar en la empresa.

Y esto sucedió por una razón: las 4500 bajas no eran un bloque a nivel nacional, sino que Bankia había “zonificado” los despidos. Cuantificando las bajas exactas que se iban a producir en Madrid (441), Valencia, Barcelona, La Coruña, Sevilla, etc. En casi todas estas “zonas tradicionales” el número de bajas que pretendía la empresa sería menor que el número de solicitudes voluntarias recibidas, sobre todo por los trabajadores y trabajadoras mayores de 54 años. Por tanto, las personas que quisieran irse voluntariamente, no podrían hacerlo, ya que, una vez llegado al límite de las 441 bajas en Madrid el resto serían denegadas.

Es cierto que el acuerdo facultaba a la empresa para denegar, por razones justificadas las propuestas de adhesión, pero los trabajadores entendían que dicha potestad se aplicaría solo en casos excepcionales, no con la falta de humanidad con que se ha llevado a cabo en muchos casos, como por ejemplo, presentando la baja en el centro de trabajo durante la jornada laboral, con o sin clientes en la oficina, sin más explicaciones exigiendo la salida inmediata de la persona afectada de su puesto de trabajo sin aviso previo.

  • Posteriormente, Bankia en los juzgados han apelado “falta de talento” como motivo para desprenderse de directores de oficina, subdirectores y comerciales, cuando la inmensa mayoría gozaban de buenas valoraciones profesionales en años anteriores. Curiosamente, ningún empleado con categoría superior a Director de Oficina ha sido despedido.
  • Despidieron a empleados con circunstancias personales de especial sensibilidad como personas enfermas, con minusvalías, mujeres embarazadas, de baja por maternidad o con reducción de jornada. Cuando el magistrado apreció estos casos (4 hasta la fecha) de vulneración de derechos fundamentales, falló declarando la nulidad del despido, viéndose obligada la empresa a la readmisión. Posteriormente en un alarde de “sostenella y no enmendalla” la empresa ejecuta el despido en el mismo día o al día siguiente de la reincorporación. Un alto porcentaje de estas personas llevaban más de 20 años en la empresa, muchos de ellos pasando los 40 años de edad, sin tener malos antecedentes. Nos hacen saber nuestras fuentes que van ya cuatro suicidios dentro de este grupo de personas afectadas por el ERE.
  • Se rompió unilateralmente el espíritu del acuerdo, pues ya se sabía de antemano a quién se desprendería y a quién no. La adhesión voluntaria quedaba, por tanto, vacía de contenido, ya que la misma únicamente servía para percibir mejor indemnización. Así, lo que en teoría era un “ERE objetivo o Innominado” pareció haberse convertido en un “ERE nominado”, siendo Bankia la única con poder de decisión final en todos los casos. Los empleados y empleadas, de haber sabido estas intenciones, ante el desconocimiento general en sus puntuaciones, prácticamente todos hubieran solicitado la baja voluntaria, como comentaron algunos jueces.

Las salidas forzosas son más baratas para la empresa y además puede decidir cada caso a su criterio sin dar demasiadas explicaciones, puesto que lo hace en base a lo establecido en el acuerdo y ni si quiera tiene la obligación de presentar al trabajador o trabajadora la valoración del perfil competencial en la carta de despido.

  • Se incumple el acuerdo al aceptar nuevas solicitudes de baja voluntaria con posterioridad a los despidos, situación no permitida en el mismo, que dice de forma explícita:

no se realizarán despidos forzosos hasta que no esté finalizada y resuelta la fase de bajas voluntarias

Ha quedado acreditado en diferentes juicios que se contrató personal para cubrir puestos de trabajo posteriormente a los despidos, algo expresamente prohibido por la legislación laboral durante un ERE.

  • Se incumple el acuerdo al negar el segundo pago de la indemnización que correspondería al cumplirse 18 meses desde el despido. Este segundo pago (un 35% del total) quedaba condicionado a que la empresa no ofreciese al trabajador un puesto de trabajo indefinido a través de la Bolsa de Empleo creada a tal efecto o en la Empresa de Recolocación. Nos cuentan que no ocurrió, al igual que tampoco les ofrecieron ninguna oferta de trabajo como estaba acordado.

Debido a esta situación, se formalizaron denuncias particulares en los Juzgados de lo Social, nos hacen saber que la empresa llegó a entablar contacto con algunos abogados de los demandantes, manifestándoles que si retiraban la demanda recibirían el pago pendiente. Así sucedió en algunos casos, ante la presión por una delicada situación económica.

Gran parte de los juicios ganados en los juzgados, han sido por razones basadas en defectos de forma, falta de información en la carta de despido, como por ejemplo, no reflejar las causas concretas en dicha selección. En vista de que las demandas particulares estaban siendo falladas en favor de los denunciantes, la empresa cambió el contenido de las mismas, indicando valoraciones realizadas de las cuales ningún trabajador o trabajadora había tenido conocimiento hasta la fecha del juicio. Por tanto, no se facilitó a los trabajadores el resultado de dichas valoraciones, ni antes, ni después de la firma, aun siendo solicitadas expresamente, como ha constado en algunas sentencias (Ej. Juzgados de lo Social n.º 2 de Madrid Sentencia 82/2014).

Así mismo, los actores de las demandas nos hicieron saber que muchos jueces también resaltaron un oscurantismo durante todo el proceso que ha guiado estas valoraciones, realizadas a espaldas del trabajador y de su jefe inmediato, constando como responsable de la misma el técnico de RRHH asignado los empleados y empleadas, que en muchas ocasiones eran totalmente desconocidos para él, pues llevaba escasos meses a cargo de la gestión de algunos de los trabajadores y trabajadoras.

 

Otros defectos de forma que han considerado algunos jueces para conceder la improcedencia de los despidos son:

-Falta de entrega de la copia de la carta de despido a los sindicatos.

-Retraso en el pago de la indemnización, que debería ser simultánea al despido.

El incumplimiento de cualquiera de estos puntos supone la vulneración de los artículos 51 y 53 del Estatuto de los Trabajadores y conlleva la declaración de improcedencia de despido como ha quedado sentenciado en los Juzgados de lo Social.

Este aspecto es importante, puesto que, además de ser el principal motivo por el que se ha establecido la improcedencia de los despidos, supone una amenaza en la nueva reforma laboral realizada por el Gobierno.

Si una empresa (en este caso Bankia) puede despedir a sus trabajadores y trabajadoras de esta forma, y así parece ser, en cuanto los principales Órganos Judiciales están posicionándose a favor, tumbando las sentencias particulares que se han realizado en lo Social. Podría establecerse como doctrina y en un futuro próximo, todos los trabajadores y trabajadoras de este país encontraremos una piedra más en nuestros derechos laborales.

bankiaeuroparlamento

Fotografía tomada en Bruselas

Sus reivindicaciones pudieron ser escuchadas esta primavera ante el Parlamento Europeo en Bruselas invitados por los miembros de Podemos.

En definitiva, estas personas se han sentido estafadas. Consideran que se ha abusado de su buena fe y se sienten engañadas. Ahora, dicen ser protagonistas “involuntarias” de una decisión jurídica que podría afectar de forma negativa a todos los trabajadores y trabajadoras.

Pero esto no termina aquí, todos los jueves podemos encontrar a algunas de estas personas ante las puertas de Bankia en la Plaza Castilla de Madrid mostrando pancartas de #BankiaIncumpleEre denunciando su situación ante la frustración de haberse topado con el silencio de muchos medios de comunicación.

bankiafotografia-final

Fotografía tomada en Bankia Plaza Castilla de Madrid

Más información en las páginas web de las plataformas anteriormente citadas:

15MpaRato https://15mparato.wordpress.com/

Unificando Las Luchas http://unificandolasluchas.blogspot.com.es/

Categorías
Nuestra Clase

Relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR