Doce internos escapan del CIE de Sangonera en Murcia

Las malas condiciones del CIE de Murcia han desembocado en el último mes en tres incidentes protagonizados por los internos
Foto de la Crónica del Pajarito del despliegue en torno al CIE.

Por tercera vez en un mes, la situación de las personas encerradas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) ha saltado a los medios de comunicación en forma de motín. En la noche del domingo 13 de noviembre, doce personas consiguieron escapar del CIE. A lo largo del día de ayer, uno de ellos fue detenido. Durante la fuga, se produjeron varios incidentes y nueve funcionarios policiales denuncian haber sufrido heridas.

A comienzos de octubre se produjo un hecho similar de mayores dimensiones, con la fuga de 67 de los internos. El 30 de octubre, se produjo la huida de cinco personas de origen argelino.

La organización Convivir sin Racismo ha pedido hoy a la jueza de control del CIE de Murcia y al Defensor del Pueblo que intervengan de manera urgente en el centro, que indaguen “en las razones por las que de manera reiterada se producen estas situaciones y prevengan posibles actuaciones lesivas de derechos”.

Esta organización ha presentado previamente una queja formal ante el juzgado de control del centro de Sangonera y, tras el episodio del 30 de octubre, una petición al Defensor del Pueblo. “En ambas hemos pedido el cierre de estas instalaciones, pues cada día que pase abierto supone más sufrimiento y es una amenaza para la seguridad de todos los internos y de cuantas personas prestan su servicio en este centro”.

En su informe de 2016 publicado en septiembre, SOS Racismo reseña el “maltrato físico y verbal” que se produce en Sangonera. Basado en el trabajo de Convivir sin Racismo, el informe añade la práctica de los funcionarios del centro de propinar “golpes frecuentes en lugares donde las cámaras de vigilancia no llegan a grabar”.

El miedo a que una denuncia degenere en nuevos episodios de maltrato, junto con el relativo poco tiempo que los internos pasan en el CIE antes de su puesta en libertad o su expulsión del país, son los principales obstáculos, asegura SOS Racismo, a la investigación de esos episodios de violencia.

Unido a esto, se producen vulneraciones de derechos respecto a la falta de transparencia y de derecho a la información. “No se permite la recepción de llamadas procedentes de familiares y abogados del exterior”, explican desde Convivir sin Racismo.

Además, se producen deficiencias en la atención sanitaria de los internos, dificultades para facilitar intérpretes para explicar sus derechos a los detenidos en el CIE, además de trabas para el acceso a ropa limpia o alimentación suficiente.

Junto a Convivir sin Racismo, organizaciones políticas como Cambiemos Murcia o Podemos han pedido el cierre de este centro. Andrés Pedreño, diputado de Podemos, ha declarado al medio murciano Crónica del Pajarito que “los continuos motines que se vienen desarrollando nos están indicando que en este centro se vulneran las condiciones mínimas para la convivencia armoniosa”.

Como en otros casos, sobre el CIE de la pedanía de Sangonera la Verde pende la sospecha de que esté funcionando sin licencia. Así lo denuncia el partido de confluencia Cambiemos Murcia. Gabriel Vascónez, responsable de migraciones de Cambiemos, declaró a Europa Press que “si el CIE de Sangonera no tiene licencia, el Consistorio tendrá que informar al Ministerio del Interior de las posibles multas a las que tendrá que hacer frente”, un motivo, para Vascónez, suficiente para “proceder al precinto de las instalaciones”.

Diagonal Periodico

Categorías
Derechos Sociales

Relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR